Quién soy

Me llamo Pedro, soy psicólogo colegiado. Antes de la llegada del Covid-19 la atención presencial en consulta era la norma. Las tecnologías de comunicación ya estaban presentes pero su uso era limitado y existía poca afinidad por este canal. Ahora resulta familiar en muchas actividades de nuestra vida y algunos/as profesionales lo intercalan. Otros/as estamos realizando una apuesta firme y real por este canal lo que implica no intercalarlos para evitar perjudicables interferencias.

2022-03-03_17-36-45_edited.jpg

A continuación encontrará de forma breve la fundamentación sobre la que desarrollo mi labor de forma que pueda valorar su decisión.

 

Existen diferentes corrientes psicológicas que se han desarrollado a lo largo del tiempo, algunas como el psicoanálisis (Freud) han quedado totalmente refutadas (excepto por el acto de la psicoterapia) y otras, como el conductismo, han quedado acotadas a unos procesos concretos y no como generalidades.

Seguro que estará de acuerdo conmigo en que sus acciones aunque son decididas por usted, también se ven influenciadas por los demás, en ocasiones las realiza sin pensarlas y en otras tras pensarlo mucho, algunas veces las ideas son fruto de la necesidad y otras son fruto de un proceso largo de construcción, es decir, que todas las acciones no tienen un único origen, motivación o proceso. Por esto, las propuestas más actuales buscan la integración de elementos de las diferentes corrientes, unos elementos que han podido ser confirmados desde la neuropsicología. Aunque Ramon y Cajal adelantó muchas de las estructuras que forman el sistema nervioso, las herramientas actuales y la incorporación de disciplinas como la biología, la química o la física han permitido que conozcamos más y mejor los procesos que se desarrollan en el cerebro. Esta mejora en el conocimiento de los procesos que tienen lugar en el sistema nervioso central ha permitido refutar antiguas corrientes psicológicas y confirmar algunos procesos en otras, procesos que habían sido estudiados observando la conducta y que ahora podemos atisbar en los procesos fisiológicos que se desarrollan en las neuronas. 

Por otra parte, entre los muchos conocimientos que la sociedad ha considerado que todo individuo debe conocer mediante una formación reglada no se encuentra el más necesario, la competencia social. Es el más necesario ya que se trata de la principal acción que realizamos, la interacción con otros individuos. Habitualmente los conocimientos en esta materia son fruto de la observación y/o la prueba-error produciendo interacciones no satisfactorias, algo que dificulta una vida feliz, saludable y productiva. Esto no quiere decir que para que usted tenga una vida saludable deba hacer lo mismo que la mayoría. Y este es el otro fundamento de mi labor, el conocimiento de uno mismo, es decir, revisar lo construido o aparentemente construido. Puede pensar que usted ya se conoce profundamente, puede que sea así, pero algunos de los aspectos de nuestra personalidad son resultado de como quiero mostrar que soy, produciendo un conflicto que debo conocer para después decidir si deseo cambiar algo, todo o nada, porque teniendo toda la información puede tomar mejores decisiones.